Limpieza de pavimentos por coronavirus
CHICLES
Consejos para limpieza de chicles a gran escala
12 de marzo, 2020
El ozono, un potente anti bactericida descubierto tras el COVID-19
11 de junio, 2020
Show all

Limpieza de pavimentos por coronavirus

Si hay algo que ha quedado claro es que la limpieza de nuestros pavimentos es fundamental para poder mantener a raya la pandemia generada por el coronavirus.

Las empresas que se encargan de la limpieza industrial no solamente se encargan de eliminar la suciedad que pueda haber en cualquier pavimento, las manchas, el aceite de los coches, las manchas de los  adhesivos, restos de pintura derramada…

De hacerlo con maquinaria específica y productos que consiguen dejar cualquier superficie impoluta, tanto si hablamos de mármol,  granito, cemento…

Sino que además de devolverles su aspecto original se encargan de que los pavimentos no representen ningún riesgo para la salud de los transeúntes.

Desde que apareció la Peste y se llevó a tantos millones de personas el mantenimiento alcantarillado y la salud pública ha sido uno de las primeras necesidades de todos los ayuntamientos.

Se trata de vías que pisan cientos de  personas a la vez y varias veces a lo largo de la jornada, no solamente cruzamos por sus calles, sino que nos llevamos en las zapatillas lo que tengan, si se nos cae algo o si apoyamos nuestra mochila o la bolsa de la compra.

Por lo tanto cuando entramos en nuestros domicilios también metemos en ellos lo que hemos visto fuera.

Por este simple razonamiento los especialistas en salud pública  siempre lo han tenido claro, el baldeo (o la limpieza integral de los pavimentos) no solamente es una iniciativa que hay que adoptar siempre sino que ahora se convierte en una medida de prevención.

En casos tan excepcionales como los que estamos viviendo estos meses hay que insistir en lo imprescindible que se vuelve la limpieza y la desinfección de las calles.

Aunque no hay ningún estudio todavía que estos métodos tengan una causa de efecto directa (es decir, qué porcentaje de contagio frenan exactamente) si resultan ser medidas imprescindibles a tomar para frenar los contagios por Covid-19.

¿Por qué es tan importante?

Si por ejemplo una persona que transita por la calle sin llevar mascarilla tose, escupe o estornuda y es portadora del virus (recordemos que existe un gran número de personas que son asintomáticas,  son portadores pero no muestran ningún síntoma) expulsa junto con el aire partículas microscópicas que tras permanecer unos segundos en el ambiente se precipitan contra el suelo y las superficies.

En ellas puede haber una carga del virus, y dependiendo de las superficies en las que haya caído este puede permanecer activo (puede llegar a infectar a otras personas) desde unas dos horas hasta la friolera de nueve días (The Journal of Hospital Infection).

¿Cuánta gente  puede pasar por una calle en nueve días? Simplemente con pensar en un número cualquiera puede darse cuenta de la  importancia de estas medidas.

Otro factor que se suma a la variabilidad de superficies es la temperatura, en zonas más frías el virus permanecerá más tiempo (sitios con sombra, bajo árboles, debajo de los coches…).

¿Es posible contagiarse a través de un pavimento sucio?

Es una pregunta que nos llevamos haciendo desde el confinamiento, aunque nosotros usemos mascarillas y guantes para salir sin darnos cuenta podemos llevar parte de este a nuestra vivienda.

Los perros en alguno de sus paseos pueden recoger por arrastre estos microorganismos (en sus patas, si les arrastra la cola, en el hocico) y al subir cuando su dueño los acaricie ya en casa contagiarle, rozar el sofá con el hocico o coger un objeto que luego cogerá algún miembro de la familia.

Los paseos de los niños también suscitaron dudas, ya que estos al ser más pequeños son menos conscientes del peligro que supone tocar algo que antes era normal para ellos. Las bicicletas, los patinetes, los chupetes que se caen… Si caen en un pavimento que no está desinfectado puede haber una probabilidad de contagio.

Ni que decir tiene ahora, en la fase de desescalada 0, en la que se puede salir al aire libre por franjas. No basta con protegernos con mascarillas, cualquier zapatilla, chándal, vaquero o chaqueta puede rozar (aunque existan pocas probabilidades) una superficie infectada.

Por este motivo tanto los ejércitos, la policía, los ayuntamientos y las empresas privadas se dedican a hacer baldeos para eliminar cualquier carga de virus que pueda haber para impedir que el virus entre en nuestros domicilios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *