Consejos para limpieza de chicles a gran escala
fachadas
Beneficios de limpiar fachadas de edificios
15 de febrero, 2020
Show all

Consejos para limpieza de chicles a gran escala

CHICLES

Los chicles, como bien sabemos, son una de las sustancias más difíciles de limpiar. Y más si se trata de chicles que se han quedado pegados en los suelos o los pavimentos.

Desde pequeños nuestras madres ponían el grito en el cielo si por error se nos quedaba un chicle pegado a nuestra ropa o mochila del colegio. Dada su textura es muy fácil que se adhiera, encajándose en todos los huecos y una vez seco  su eliminación se vuelve casi imposible.

Y es que este dulce no es solamente el terror de muchas madres,  sino un gran problema en los municipios y ciudades. Casi toda la población se dedica a mascar chicles y una vez que se aburren o se acaba su sabor deshacerse de ellos.

No sería un problema si todos nosotros tirásemos nuestro chicle en la papelera, o si se nos cayese accidentalmente lo recogiéramos del suelo y lo tirásemos. Pero solamente bastará con salir a la calle y echar un ojo a las aceras de nuestra ciudad, veremos  manchas redondas pegadas por doquier de lo que antiguamente fueron chicles que la gente escupió.

Si los municipios no se preocupasen de la limpieza y mantenimiento de aceras y pavimentos no solamente estaríamos ante un problema estético sino también ante un problema de sanidad pública, ya que uno solo de esos chicles puede llegar a albergar hasta 50.000 bacterias diferentes.

No solamente las calles y las aceras se ven afectadas, los grandes centros comerciales, los parques, las galerías son víctimas de todas esas personas que deciden no esperar a encontrar una papelera para deshacerse de su chicle y dejarlo en cualquier parte.

Dado la gran cantidad de gente que transita estas salas y las calles de las ciudades, la posibilidad de que se “caiga” un chicle y se quede pegado es muy alta. Si sumamos esta al tamaño  y extensión de la superficie no nos bastará con el truco del hielo de nuestra madre o  abuela y tendremos que pensar más en soluciones a gran escala.

Limpieza de chicles en suelo o las aceras

Quizás se trate de la superficie que más problemas suele dar, es por dónde más gente pasa a lo largo del día y no es que precisamente suelan cuidar su aspecto. En este caso los ayuntamientos suelen contar con la ayuda de empresas especializadas.

Solamente este tipo de empresas dispone de los medios necesarios para hacer este tipo de trabajos, ya que tendremos que tener la maquinaria adecuada y un equipo de profesionales preparado.

Sin contar con que no podremos “detener” el tráfico de personas ni vehículos, sobre todo en grandes ciudades y tendremos que tener muy en cuenta que la empresa que se contrate siga los métodos más sostenibles para la retirada de chicles.

Es decir, no utilizar demasiada agua para retirar la suciedad que haya alrededor y encima del chicle ni utilizar fuertes químicos que pudiesen dañar a la  gente de alrededor o estropear la calzada.

Necesitaremos una hidrolimpiadora con agua caliente a presión con una campana especial y una pistola rotativa. Además de usar productos especiales biodegradables diseñados especialmente para este tipo de limpiezas.

Si se trata de un chicle adherido al suelo de tu local o comercio el mejor truco que podremos usar es, una vez cerrado el establecimiento y retirados los restos de suciedad, aplicar hielo hasta que el chicle se quede duro y usar una cuchilla con cuidado de no raspar el suelo para levantarlo del suelo.

Limpieza de chicles en la tejidos.

No solamente tendremos superficies a gran escala lisas, hay muchos museos y restaurantes o las entradas de algunos locales con tapicería y alfombras.

En este caso el mejor truco es proceder con un hielo hasta que el chicle se endurezca y con calma tirar de él hasta que se vaya separando poco a poco. Es un truco muy efectivo en superficies de algodón y poliéster.

Otro método es la aplicación de calor, colocaremos un papel de horno sobre la mancha y después con una fuente de calor (plancha, secador, maquinaria especial) lo aplastaremos calentándolo hasta que este se pegue al propio papel.

Después bastará con esperar a que se enfríe e ir tirando poco a poco del papel hasta que se despegue por completo.

En grandes superficies esta es una ardua tarea, casi diaria, si no nos queremos enfrentar a horas y horas frente a manchas de chicles. por ello la mayoría de negocios que se ven afectados por este problema deciden usar un truco infalible, contratar empresas especializadas en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *