Beneficios de limpiar fachadas de edificios
trabajos veritcales
Cómo limpiar cristales en altura sin peligro
20 de enero, 2020
CHICLES
Consejos para limpieza de chicles a gran escala
12 de marzo, 2020
Show all

Beneficios de limpiar fachadas de edificios

fachadas

Las fachadas de los edificios son la cara más expuesta de nuestras ciudades y de los pueblos. Ellas son las que sufren las inclemencias del tiempo, la contaminación, el desgaste natural ocasionado por el viento o por encontrarse en zonas húmedas o el vandalismo.

En las zonas costeras la calina del mar suele desgastar las fachadas, las lluvias dejan marcas de humedad a lo largo del tiempo en las paredes, si estas tienen salientes se van acumulando restos de arena y micro partículas transportadas por el viento.

Las zonas bajas de los edificios sufren un desgaste aún mayor, los roces al pasar la gente, los grafitis, cualquiera que apoye sus manos o pies en ellas. Da igual del material que sean que a la larga se van ensuciando y desgastando.

Si no mantenemos nuestra fachada esta seguramente con el paso del tiempo vaya perdiendo su imagen inicial, perdiendo color, tornándose gris (debido a la acumulación de contaminación y suciedad).

Es  por ello que es muy importante y beneficioso acudir a una empresa de limpieza de fachadas para que esta dure el máximo de tiempo posible como el primer día.

1. Conservación. Lo vemos cada día en los grandes monumentos históricos, estos al haber estado tanto tiempo expuestos y sin cuidado han perdido totalmente su belleza original.

Aunque parezca la parte más resistente de los edificios las fachadas tienen que mantenerse. El viento erosiona partes, el agua de la lluvia va borrando sus colores y su brillo, el polvo se va acumulando en los salientes.

Hemos visto fachadas en las que han aparecido grietas ya que el polvo acumulado por falta de limpieza junto con alguna semilla transportada ha hecho que surgiese vegetación en ella, abriéndose paso a través de la pared y haciendo brechas.

Cuanto más tiempo permanezca limpia una fachada menos erosionada y desgastada estará, y por lo tanto más vida tendrá nuestro edificio.

2. Estética. Es un beneficio innegable, pasar por el centro de una ciudad y observar un edificio gris, de colorido, con marcas de lluvia, restos de palomas o grafittis no le agrada a nadie. No habla mal solamente de los que habitan el edificio sino de toda la ciudad en sí.

Una comunidad que se preocupa de la limpieza también lo hace de las fachadas de los edificios, es la primera cosa  que ven los turistas al llegar y lo que más resalta.

3. Imagen de marca. La fachada de un edificio es la primera cosa que se va a ver de una empresa, es como la cara de las personas. La fachada define como quiere ser vista la firma y cual es su identidad corporativa.

Tener una fachada descuidada y en mal estado o deteriorada va totalmente en contra de lo que cualquier empresa querría expresar corporativamente a sus consumidores. Esta es el acceso urbano de las empresas en la ciudad, su cara visible, la antesala de lo  que va a ser el producto en sí.

Mantener limpia nuestra fachada no solamente hará que el logo, escaparate o  los colores corporativos se vean nítidos, libres de polución o pintura sino que reflejará un cuidado por los detalles, profesionalidad y confianza.

Por el contrario si esta se ve sucia o descuidada tenderá a influir en nuestro público de manera negativa.

4. Bien común. Las fachadas de los edificios  no solamente se resumen en los centros históricos o en las grandes empresas o negocios locales. Cualquier edificio es parte de la imagen de nuestra ciudad y de nosotros mismos.

Al igual que debemos cuidar las calles, mantenerlas limpias y en perfecto estado no debemos descuidar las fachadas, aunque menos tangibles son lo primero que vemos si hacemos una panorámica de por dónde andamos.

Y si no, piensa en la primera sensación que te viene a la cabeza imaginando una ciudad con fachadas desgastadas, grises, con manchas, pinturas, pegatinas… y ahora imagina otra ciudad con sus fachadas relucientes, como recién hechas. ¿Ves la diferencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *