La seguridad en el trabajo en andamios

Mantenimiento comunidades para la conservación de los edificios
12 de abril, 2017
limpiezas graffitis
Factores a tener en cuenta para una limpieza de graffitis efectiva
12 de septiembre, 2017
Show all

La seguridad en el trabajo en andamios

trabajos en andamios

No es una novedad que el riesgo de trabajar en andamios obliga a tener en cuenta de manera taxativa y como primera preocupación, la seguridad de las personas que realizan su tarea en andamios.

El uso de grandes infraestructuras como son los sistemas de andamiaje que se instalan en las obras, entraña riesgos laborales que las normas de seguridad pretenden evitar a toda costa. Sin embargo los peligros inherentes más habituales, y que se dan en determinadas ocasiones, son fundamentalmente las caídas del trabajador, los sistemas inadecuados de acceso, el colapso del andamio, los riesgos por contacto eléctrico y la caída de objetos. Y todos ellos están tipificados como posibles porque se trata de estructuras configuradas para facilitar los trabajos pero entrañan riesgos.

Para evitar al máximo estos daños a las personas, a los bienes y también a quienes circulen cerca o bajo andamios, se deben llevar a cabo una serie de medidas previas al montaje. Porque el andamio debe ser el adecuado al trabajo que se va a realizar, con un diseño y medidas apropiadas para acceder a la zona de trabajo.

Los componentes del andamio no deben ser de distintos fabricantes, y deben tener una certificación de producto emitida por el organismo competente. El montaje dependerá de la altura y por lo tanto, las distancias entre apoyos serán de determinadas medidas que garanticen su estabilidad.

Los tubos metálicos o barras que lo componen no deben presentar deformaciones, oxidaciones ni corrosión, ni tampoco pérdida de elementos para su conexión. La superficie de apoyo debe ser revisada y compactada, comprobando así su resistencia y si es necesario, se apoyará sobre tablones claveteados para que el reparto de la carga sea homogéneo y presente la firmeza necesaria.

Por este motivo precisamente, nunca se debe apoyar un andamio sobre arquetas, tapas de registro o sobre suplementos formados por bidones, ladrillos, bovedillas o torretas de madera como se ha podido ver en instalaciones precarias de andamiajes peligrosos.

Es importante e imprescindible una inspección previa de la zona para comprobar las características del firme y los posibles obstáculos como las líneas eléctricas, pero también prever la circulación de personas y vehículos.

Se acotará y se señalizará la zona de trabajo para proteger a personas y vehículos. Y el montaje estará a cargo de personal homologado y certificado por el empresario, el cual debe estar en posesión de la documentación que acredite la certificación del andamio denominada como “configuración tipo” reconocida mediante ensayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *